BMW R1150GS “Wallaby”

0

Podrás discutir si la mecánica italiana es mejor o peor, si la funcionalidad de sus motos es mejor o peor…pero lo que no podrás reprochar nunca es que son los p…amos del diseño.

Por si aún eres de los pocos ateos en no creértelo, te invito a que conozcas uno de los trabajos de Frank (Franco Augello), quien tras más de 10 años en el mundo de la moda acabó por dedicarse a su gran pasión de forma profesional a partir del 2014. En España no es excesivamente conocido, en Italia sí tiene cierto renombre entre preparadores y aficionados a las motos personalizadas.

Por si quieres saber un poco más de él, transcribo una entrevista que le realizaron hace un par de años en el blog Garage Italiano:

Garage Italiano- Sumisura: ¿de dónde viene este nombre? ¿Qué significa? ¿Y cómo comenzó esta aventura en dos ruedas? ¿Cuándo la pasión se convirtió también en un trabajo?

Frank – Trabajé 10 años como representante de  ropa. Aprendí el arte de la atención al vestirse, trajes a medida y transferí este conocimiento a las motos. Trabajé también en “Striscia la notizia” (programa satírico de la televisión italiana); entregué los Tapires dorados con Valerio (Staffelli) –una especie de premios satíricos-. En 2007 tenía un par de BMW: una R 1200 R (que corría demasiado) y una Adventure demasiado similar a muchas otras. Las vendí y cogí una R80GS de 1981 ya modificada de la que saqué mi JM en su primera versión. Trabajaba en mis motos por la noche. Un día compré un motor en eBay y cuando lo instalé construí una especie de dirt track: creo que fui el primero en hacerlo. Desde el año pasado, me he convertido en diseñador de motos a todos los efectos y a tiempo completo.

GI- El estilo de Sumisura aparece como algo desnudo que luego va cubriendo la moto. ¿Cómo nace una moto Sumisura? ¿De dónde sale? ¿Haces bocetos previos?

F.- No empiezo con un detalle en particular. Puede ser una rueda en lugar de una pieza. De hecho, antes que nada escucho al cliente, lo observo y en ese momento en mi mente el proyecto nace. Tal vez hago algunos bocetos de algunos detalles para dar una idea de cómo será. Pero al final, la moto en vivo es siempre diferente a como el cliente la imaginó. Y hasta el día de hoy nadie ha quedado insatisfecho. Vivo el vestir de una motocicleta como la creación de un objeto que se puede observar y disfrutar incluso cuando está parado, que nunca se revenderá. Mis motos son trabajos que nacen y se integran con los recuerdos de la vida de quienes los encargaron (como un reloj IWC). Es por eso que hablo mucho con ellos. Doy una interpretación, filtro los deseos del cliente y creo un traje a medida… una moto a medida.

GI- He notado que los tanques a menudo los dejas desnudos. Sin embargo, en Wallaby se usó el verde. ¿Qué tan importante es crear un estilo especial de tanque? ¿Y las elecciones de color?   

F.- A menudo dejo los tanques desnudos principalmente para mantener inalterados ciertos detalles que dan personalidad como un arañazo o una abolladura. Sólo utilizo tonos de vehículos históricos. Por ejemplo, el verde Jaguar y el gris medio Porsche se usaron para el tanque Wallaby. Sobre el nombre, se lo puso mi hijo: cuando la vio dijo “parece un canguro”… de hecho, era un Wallaby.

GI- ¿Por qué trabajas sólo con BMW? ¿Tienes predilección con esta elección?

F.- Me gustan los bóxer. Pero también he trabajado en otros tipos de motos y en los motores de la serie K.

GI- Hoy es relativamente fácil encontrar RT o RS a precios moderadamente bajos. Las BMW canibalizadas o modificadas irremediablemente son cada vez más. Sin embargo, una de las ventajas del bóxer bávaro es el bastidor trasero extraíble. ¿Dónde crees que vendrá?

F.- Elecciones personales de los preparadores. No modifico los límites indicados en los manuales, no corto el marco y no modifico las partes vitales del chasis. Más que nada, uso motos. Por ejemplo, cuando hice INGE # 09 # mi amigo (enamorado de las Harleys) quería una cafe racer. Cuando le propuse usar como base una BMW R65 quedó perplejo. Y cuando estuvo convencido casi no la hago. Me tomé un tiempo para pensar en cómo proceder. No quería una moto como cualquier otra persona podría haber hecho. Tenía que ser un trabajo único con partes de su vida y eso iba en contra de la tendencia. Así que rediseñé todo al crear un estilo retro sobre una base relativamente moderna al integrar el color de un automóvil histórico. Las bridas de caballos (una de las pasiones de mi amigo) y una mezcla de llantas de radios Borrani con frenos de tambor Fontana como los utilizados por su padre. Una cosa nunca vista antes. Por cierto: la preparación del Wallaby es totalmente reversible en unas tres horas.

GI- No sólo la serie R. También has transformado una moto de la serie K (Tatanka). Y recuerdo una 65 chopperizada. ¿Cómo te encuentras con los motores “únicos”?

F.- El primer K que transformé (Tatanka… en este caso el nombre se lo dio mi hijo que cuando la vio dijo que parecía un bisonte) fue mi talismán y también a la vez la moto que menos me gustó. Fue vista por BMW Miami quien me agradeció el buen trabajo realizado y por haber… mejorado una moto no muy exitosa. Alguien llamó a la serie K “la bañera”, pero desde que hice Tatanka, los preparadores comenzaron a copiar ese estilo. Es muy importante para mí diferenciar y diferenciar mis motocicletas de las de los demás.

Las motos GI-Sumisura no son en realidad cafe racer o tan siquiera bobbers o scramblers. ¿Hay alguna palabra para definir tu estilo?

F.- Como dije, mis creaciones están hechas a medida por el cliente. Sin duda, son únicas. Si superpones dos imágenes de dos motos Sumisura, nunca serán idénticas. Además, cada detalle se hace a mano para hacer visible el cuidado y la artesanía detrás de él. Tengo un proveedor que hace las piezas basadas en mis dibujos utilizando una máquina de cinco ejes.

GI- La Wallaby me recuerda las motos típicas de los años 70. Pero también has convertido una Nine-T (SRS) inspirada en la R 32. ¿De dónde sacas inspiración? ¿Hay algún momento histórico en el diseño de motocicletas que te guste más que otros?

F.- Es verdad. Para Wallaby me inspiré en ese tipo de motos. Para la SRS, sin embargo, cuando me encontré pensando sobre cómo interpretar la moto que me habían encargado, volví mi atención hacia mejorar el conocimiento y estudio del modelo que tenía que modificar. Me documenté sobre el concepto básico que BMW, en ese preciso momento de la historia, quería interpretar y la filosofía que la inspiró. Luego reuní la historia de esa moto, su herencia y las necesidades finales del cliente. La Nine-T fue creada por BMW para celebrar noventa años de su entrada en el mundo de las motos y me decidí por inspirarme en su primera moto, la R 32. Creada en 1923, nació fuertemente influenciada por la Bauhaus, la escuela alemana de arquitectura, arte y diseño que funcionó desde 1919 hasta 1933 y que representó el punto fundamental para todos los movimientos de innovación en el campo del diseño relacionados con el racionalismo y el funcionalismo, siendo parte del llamado movimiento moderno. Simplicidad, líneas esenciales, esas mismas líneas tensas, sensación de velocidad son las características de esta escuela. Intenté fusionar algunas de esas características y personalidades. En cuanto a los materiales utilizados y el trabajo con el que quería jugar, era la alternancia de latón, el acero y aluminio cepillado o trabajado con efectos que recuerdan a los países africanos. Materiales “clásicos” vueltos a usar con la última tecnología y detalles revisados ​​con formas modernas y futuristas. Alguien dijo que eso es un inconveniente, que la tapa del tanque está posicionada incorrectamente. La verdad es que cada detalle tiene un motivo técnico y estilístico válido. La tapa, por ejemplo, está allí porque moví el tanque en lugar del filtro de aire. El trabajo realizado por los preparadores en los especiales debe ser respetado. Piensa que Ola Stenegard, responsable de BMW Motorrad Vehicle Design ha dicho que “ha logrado escribir un poema en acero y latón” hablando sobre la SRS.

GI- ¿Cómo es que nunca cambias la mecánica? 

F.- De hecho, en la serie R sí lo hice. Pero en general prefiero dejar todo como está. Detrás de una moto está el trabajo de ingenieros y probadores que han diseñado y probado cada pieza.

Frank se anima y me cuenta acerca de las noches pasadas en su garaje viendo películas como “The best bar in América” o hablando de motores, pero no solo. Uno comprende y percibe la pasión en sus palabras. Aquí Frank es un hombre que hace cultura motociclística. Finalmente debo señalar que, literalmente, me impresionaron tres de los detalles que creó: el faro sacado de una cubierta de bóxer, los guardabarros envolventes del JM01.2 y el llavero de metal con el símbolo de Sumisura. Se evidencia que le gusta la atención que ha puesto en estos detalles. Nos despedimos con la promesa de vernos en Pavia lo antes posible. Le agradezco la disponibilidad y el chat, pero primero surge espontáneamente una última pregunta: “¿puedo llamarte el estilista de las motos?”.

Agradecemos a Franco “Frank” Augello por la exquisita disponibilidad y a Fabrizio Jelmini por las fotografías

Fuentes: garage-italiano.blogspot.com, behance.com, kustomadvisor.com

Comparte.

Deja tu Comentario

wp-puzzle.com logo