A París en moto: los preparativos

0

Pues sí.

A caballo regalado, no le mires el diente; por su reciente jubilación, una especial ilusión rondaba por la cabeza de mis suegros: pagarnos a tod@s -hijos, yernos, nietos- un viaje a París. Bueno, en honor a la verdad y siendo menos prosaico, he de decir que el punto exacto es realmente Eurodisney, pero estar pegados a la ciudad del amor y no visitarla…eso sí que no, tengo que escaparme al menos 2 días, por lo civil o lo criminal:)

Desde hace mucho tiempo quiero visitar París, mi mujer (Noelia) y yo hemos viajado mucho y por muchos sitios, pero por diferentes motivos nunca hemos podido conocer la capital francesa. Lo cierto es que no es nada barata, de hecho es carísima, y esto obliga a una contención de gasto previa que muchas veces es imposible; cuando uno tiene hijos los agujeros por los que el globo pierde agua se multiplican exponencialmente, eso por no hablar de horarios laborales de mil demonios y urgencias y gastos inesperados varios que no aparecen de vez en cuando, sino más bien de vez en cuando es cuando NO se tienen.

En fin, que una oportunidad así, llovida del cielo, no pasa por la puerta de uno a menudo, por lo que me he propuesto que con gran parte del viaje amortizado de antemano -la estancia es lo más caro-, y la infinita paciencia de mi mujer, reconvertir una comedia familiar en una obra de arte y ensayo: desechando muy gentilmente el billete del avión -a mi suegro casi le sale sangre de morderse la lengua, vaya irresponsabilidad por mi parte-, vamos a cabalgar juntos mi Gesita 650 y servidor hasta la ciudad del amor: saldré desde Alicante para llegar 1.551 kilómetros después a la Ilustre ciudad.

COMIENZAN LOS PREPARATIVOS

Como decía antes, la economía es la que es, por lo que cualquier mejora que precise, tanto moto como piloto, tendré que hacerla poco a poco, dosificando la cartera. El viaje será la primera quincena de septiembre, por lo que hay tiempo más que suficiente para completar el ajuar.

A bote pronto, recapitulo lo que tengo y lo que me hace falta:

Lo que tengo:

  • Pantalón
  • Saco Rack Pack de Touratech, que unido al top case dan una buena capacidad de carga; al fin y al cabo no es un viaje tan largo.

Lo que necesito:

  • Cambiar urgentemente las botas por unas waterproof (impermeables, vaya); no me arriesgo a que me llueva y calarme los pies -y viajando a París y atravesando los Pirineos hay altas probabilidades-.
  • Cúpula de la moto más alta: la que trae de serie la BMW G 650 GS es muy pequeña (aún así, no tanto como la de la F 700 GS), y cada vez que me meto en autovía es muy molesto por todo el aire que me da en la cara.
  • Toma USB.
  • Mochila sobredepósito nueva, la que tengo es demasiado pequeña y poco práctica.
  • Chaqueta touring: mejor para viajes largos; las que tengo son sport; una de invierno y la otra verano, son de buena calidad (Dainese) pero no me parecen todo lo cómodas que debieran para un viaje de tantos kilómetros.
  • Cambiar las gomas de la moto: aunque no parezcan  muy gastadas, la moto la compré de 2ª mano, del 2013, y estuvo mucho tiempo parada, por lo que los neumáticos acabaron cristalizando.
  • Cambiar la pantalla del casco, completamente rayada.

Mirando de forma somera la lista de necesidades, empiezo a sospechar que al final saldría más barato un billete en 1ª clase, pero intentando racionalizarlo (o autoengañarme), valoro que muchas de las cosas se van a amortizar con un uso provechoso durante estos próximos años. Lo que nadie me quita de la cabeza es la percepción casi permanente de ser un gilipollas integral, pero para bien o para mal me va la marcha y a cada momento de desánimo me empeño más en llevar esto a cabo. En honor a la verdad, tengo más miedo a no ver más a mis hijos si ocurriera algo que a los kilómetros y los imprevistos que surjan….intento que este pensamiento no se instale en mi cabeza.

Necesito un pequeño chute de motivación, con qué poco me conformo…busco por internet, el templo de la sabiduría:

  • No es tu aptitud sino tu actitud la que determina tu altitud.
  • Si el plan no funciona cambia el plan, pero no cambies la meta.
  • No hagas lo que los demás hacen, haz lo que los demás quisieran hacer y no se atreven.
  • La acción más pequeña es mejor que la intención más grande.

Suficiente por hoy.

ABRIL

Acción 1: de provecho, para sacarle partido desde ya. Cambio de la pantalla del casco. Busco y rebusco y al final encuentro lo que quería en http://www.motoblouz.es/. Pantalla de casco HJC, antivaho y antirayadura por 44,40 euros, ñaca. Gente seria y rápida, me gusta.

Acción 2: vender uno de mis cascos, el de tipo jet que nunca usé, me quedo con uno, el integral; hay que ir sacando fondos de reserva para el viaje.

Acción 3: un capricho…o no, ya se verá. Compro a través de http://www.wheelup.it/es_es/ un cojín inflable para mis posaderas; en algún que otro viaje más corto, ni comparación con lo que planeo, la GS 650, monocilíndrica y con bastantes vibraciones, acaba siendo bastante machacante y hace incómodos los trayectos a partir de la hora y pico encima de la moto. Así, me he agenciado por 70,52 euros el Amphibious Softseat Cushion (large), de gran calidad y bastante más económico que el muy popular Airhawk, que no baja en el mejor de los casos de los 100 euros y aún encima en tamaño pequeño.

DSC_2076 DSC_2077 DSC_2078MAYO

Acción 1: otra acción de provecho, botas nuevas que cumplan el difícil cometido de proteger lo suficiente en el viaje pero sobretodo que también pueda usar en el día a día. Si preguntara opiniones habría tantas como botas existen, así que al final me decanto por unas Dainese Motorshoe D-WP (waterproof). Las compro en https://www.motocard.com/. Rápidos y eficaces. Las botas, tal cual te indican en las especificaciones, son muuuy cómodas, creo que he hecho una buena compra. Aunque se que no son la mejor opción para un viaje de este tipo, son más resistentes de lo que parece, y para ser realista, no me voy a comprar unas botas que acabe usando 10 días al año, me conozco lo suficiente como para saber que si no me encuentro cómodo con ellas, poco a poco me dará más pereza utilizarlas.

DSC_2070 DSC_2072DSC_2075DSC_2071Sus características:

  • Material
  • Tejido de poliamida de alta resistencia.
  • Parte superior en piel de gamuza.
  • Protección
  • Inserciones rígidas sobre los maléolos.
  • Estructura del talón reforzada en poliuretano.
  • Confort / Temperatura
  • Ajuste con cordones.
  • Interior D-WP impermeable.
  • Otras características
  • Protector de palanca de cambio.
  •  Inserción “grip control” en poliuretano.
  • Plantilla en nylon.
  • Suela de goma.
  • Inserciones reflectantes para una mejor visibilidad en conducción nocturna o con poca luz.

Poco a poco esto va cogiendo forma. Dispongo de 11 días para la ida, la vuelta y la estancia en la capital, tiempo suficiente para poder detenerme y visitar con cierta tranquilidad los puntos de interés en la ruta que trace; de un tiempo a esta parte disfruto como un enano planificando los viajes, es parte esencial para evitar sobresaltos: en esta sociedad en la que todo se mide, se registra, se cronometra, es complicado no acabar haciendo las cosas de esta forma; no pesan los años, pesan las obligaciones y las responsabilidades. En mi caso es todo un ejercicio de disciplina e higiene mental disfrutar con estas cosas, ya que corro el riesgo de obsesionarme con todos los detalles y acabar más empeñado en cumplirlos que en exprimir positivamente todo este proceso.

Aunque ate lo principal (ruta a seguir, lugares que visitar, equipamiento y alojamiento), voy a intentar ceder a la incertidumbre el resto de cosas…qué coño, voy a Francia, no al Congo.

JUNIO

He cambiado el parabrisas a la moto; el que trae de serie no está mal, pero con cierta velocidad resulta insuficiente, circulando a más de  100 km/h,  yo que soy un poco alto y muy cabezón, me recuerdo a mí mismo como aquellos perritos que iban bailando en la bandeja trasera de los coches, al ritmo saleroso de la conducción de su propietario. A través de Unobike (http://www.unobike.com/) me he agenciado por 71 euros una cúpula Givi, 22 cm. más alta.

IMG_20160612_185103

El antes...

El antes…

Y el después

Y el después

IMG_20160612_190648Comienzo a probarla por ciudad: la verdad es que sí se nota, y se agradece. Será más por sugestión mía que porque sea real (eso espero, vaya), pero parece que siendo tan alta es más endeble. Cuando soy yo el que coloco piezas siempre tengo la sensación de que algo no hago bien, y miro y remiro, y vuelvo a revisar y a apretar tornillos muchas veces por si hay algo que no sigo  al pie de la letra, no es la primera vez que en el taller me hacen alguna chapuza pero pasa que mientras uno no se percata parece que te confías mucho más en el trabajo de alguien que al fin y al cabo vive y se dedica a reparar y reponer no?. Con esta pantalla me pasa esto, de nuevo me asaltan los peores temores -¿nos pasará a todos igual?- y me imagino la cúpula agrietándose,o volando de repente por el aire, y hasta si me apuras, estrellándose contra la visera del casco. Hace tiempo, leyendo un libro sobre antropología social recuerdo que me sorprendió (y creo que es muy acertada) la afirmación de que el miedo es innato al ser humano y en sí no es malo, muy al contrario: es uno de los mejores mecanismos de supervivencia que el hombre tiene, y que le ha permitido llegar hasta aquí. Un mecanismo de defensa; póngamonos en situación: si vives en medio de la sabana africana y a cada paso puedes palmarla porque te sale una leona agazapada en los matorrales, o te pica una serpiente a la que pisas sin querer, o simplemente vas a refrescarte al río y no lo cuentas porque te devora un cocodrilo que estaba sumergido esperando una buena oportunidad…pues algo así desarrollado a los largo de cientos de miles de años, hace que sólo los muy desconfiados y hasta miedosos vayan subsistiendo. Es más,el muchas veces mal entendido positivismo que parece inundarnos hoy día, en el que parece que sólo uno puede mirar la parte positiva y feliz de las cosas y eliminar lo malo no vaya a ser que te acaben llamando cenizo, históricamente ha sido tener todos los boletos para que por gilipollas o inconsciente (o las 2 cosas) no llegaras a viejo. Ahora mismo mi lucha es esa: no obviar los peligros lógicos de viajar en moto, siempre tan expuesto, tanto por la parte que a mí me toca como por mi mujer y sobre todo las 2 personitas que dependen de mi, pero por otro lado, si pensara de manera fatalista no saldría nunca de casa, o llevaría vida de monje, circunstancia con la que a buen seguro mi salud y mi estado anímico acabarían por empeorar mucho más que haciendo lo que realmente me apetece hacer. Siendo un gilipollas optimista, que tus sueños sean más grandes que tus miedos.

¿Y el GPS?!

Pues teóricamente me tocaría comprar uno, ya que el que tengo no está actualizado y la empresa que lo fabricaba cerró. Fenomenal. ¿Pues sabes que te digo? Que paso de gastar más pasta, me descargo en el móvil la aplicación HERE Maps: mapas sin conexión, ganadora según Auto Bild del premio a la mejor aplicación para automoción 2015. Me la descargo rápidamente y es gratuita, además de que también me avisa de los radares, punto para mí importante respecto a Google maps, que en todo caso también me parece excelente, más ahora que también permite descargar mapas sin conexión de determinadas zonas.

Veremos si el móvil aguanta; me interesa especialmente una vez pase los Pirineos, antes es relativamente sencillo desplazarse por España a poco que la conozcas. He estado mirando por Internet y teóricamente no debería de haber problema (me da miedo que se recaliente), siempre y cunado tenga en cuenta los siguientes consejos:

  • En la medida de lo posible no llevar abiertas muchas aplicaciones.
  • Sacar partido a alguna aplicación de enfriamiento de la CPU, sí son útiles.
  • No llevarlo conectado al cargador permanentemente, recalienta la batería.
  • El bluetooth apagado en la medida de lo posible, aunque esto ya anticipo que va a ser complicado, puesto que el intercomunicador lo voy a llevar conectado al móvil (mejor escuchar las indicaciones que andar mirando la pantalla).

Pruebo las botas

Como los futbolistas, hay que quemar calzado antes del partido, no es plan de ir de estreno de domingo. Aprovecho y con un buen amigo, Rafa Gomis, hacemos una preciosa ruta por el Monnegre, pasando por Xixona, Torremanzanas, Alcoletja…muy bonito todo, la sierra alicantina, para el que no la conozca, es perfecta para ir en moto…pero eso lo dejo para otro post.

El calzado, como esperaba, es perfecto, nada tosco, y sí transmite comodidad; soy consciente de sus limitaciones, pero transmite la mezcla perfecta de rigidez y al mismo tiempo confortabilidad, tanto montado como al bajarse de la moto.

 

Próximo post: planificando la ruta

Comparte.

Deja tu Comentario

wp-puzzle.com logo