A París en moto (II): planificando la ruta

0

Tal como te explicaba en el post anterior (pincha aquí), continúo con todos los preparativos.

Esto va cogiendo forma: el hecho de sentarme delante de la pantalla y tener que mirar hostels, albergues, campings, ver qué rutas tengo que seguir, en dónde parar…hacen que vea que esto va en serio. Normalmente prefiero no sumar el coste total de esta broma, porque sería deprimente; para eso he ido ahorrando y parto de la premisa de economizar todo lo que pueda, con eso me llega ahora. Me convenzo de que algunos de los gastos eran necesarios desde hace tiempo y que una vez hechos se amortizarán sobradamente durante los próximos años. Así, he comprado una mochila sobredepósito, la bolsa que tengo es minúscula y muy poco funcional para un viaje así. Además, como siempre ando con mochila a cuestas es cambiar una por la otra. En Motorraiz cojo la SHAD SW22M. Copio literalmente la descripción del fabricante:

Bolsa sobredepósito magnética 100% impermeable, fabricada en nylon 420D Nylon, forro PVC doble cara. La SW22 incluye un compartimento principal con bolsillo impermeable desmontable, un bolsillo frontal plano y un moderno gancho de metal para colgar el casco o accesorios.

La SW22 puede convertirse en mochila, con correas para los hombros acolchadas y la espalda acolchada con espuma EVA de alta densidad.  

La SW22 se fija a la moto por medio de imanes y una correa a la pipa de dirección:

Características

  • Medidas: 42x26x17
  • Capacidad: 18L
  • Sistema de fijación: Imanes + 1 correa
  • Cremallera impermeable
  • Convertible en mochila
  • Bolsa interna impermeable
  • Correa para el pecho y cintura
  • Cómoda asa
  • Bolsillo frontal

shad6455La recibo en pocos días, son serios estos de Motorraiz. La desempaqueto y es tal cual esperaba, se le ven unos acabados curiosos y de calidad; quizás demasiadas correas, lo que le resta para mi gusto practicidad, pero esto es lo normal si luego puede reconvertirse en mochila blanda y llevarse cómodamente a la espalda.

Por otra parte, es una bolsa con imanes, creada para depósitos metálicos…entonces cómo lo  haré? Pues así:

img_20160831_144912

Ato al chasis de la moto dos cintas con su correspondiente hebilla, del Leroy Merlin; cuesta 4 duros

img_20160831_144923

El otro lado

Luego se coloca el asiento encima

Luego se coloca el asiento encima

Aprovecho hebillas laterales para colocar una arandela metálica y una cinta bien cosida (por un zapatero) y hebilla

Aprovecho hebillas laterales para colocar una arandela metálica y una cinta bien cosida (por un zapatero) y hebilla

img_20160917_191911

Ato la mochila al manillar con cinta y cierre

Ato la mochila al manillar con cinta y una hebilla simple…coste mínimo

PRIMEROS…¿CONTRATIEMPOS?

La aplicación para móvil no va tan bien como yo esperaba, la he probado antes en ruta y va excesivamente lenta, no me fío de que me la líe. Al final, voy a optar por lo fácil, ya que además mi cada vez más maltrecha economía no me permite otra cosa: a la no tan antigua usanza, compro por 4 perras unos mapas de España y Francia, planificaré directamente sobre papel las rutas y me ayudaré puntualmente del móvil y el Google MAPS, que muy criticado y todo lo que tú quieras pero no me falla nunca. Además, he descargado la aplicación Geo Tracker, que además de ocupar poco espacio de memoria interna, me va a permitir grabar la ruta que haga.

ESTO SÍ ES UN CONTRATIEMPO

Le he cambiado los neumáticos a la moto, que ya tocaba, y he puesto unos Metzeler Tourance Next, más orientados al asfalto y con mejor respuesta en lluvia que los Metzeler Tourance originales, que nunca me terminaron de convencer en ese aspecto (aunque para mi suerte, no es que llueva lo que se dice mucho aquí en Alicante; pagamos como contraprestación el calor infernal y pegajoso de los 4 meses que aquí dura el verano). Me fijo que al tensar la cadena no queda igual en todos los puntos; esto es muy extraño, por lo que mejor curarme en salud y acercarla a Motocenter Levante, especialistas en BMW (y también distribuidores de Touratech, de los pocos en España). La verdad es que siempre son muy atentos, y tan pronto la revisan en el taller, me confirman mis peores temores: que lo mejor si voy a hacer un viaje largo es cambiar el kit de arrastre, que está excesivamente desgastado, cosa muy extraña ya que suele cambiarse sobre los 20.000-30.000 km. y mi moto apenas llega a los 6.000…en resumen, 150 euros del ala que me dan ganas de reclamar a BMW…o a Loncin, que con esto de la deslocalización en la producción de algunos modelos uno ya no sabe dónde fabrican su moto.

¡YA NO QUEDA NADA!

Faltan pocos días y en principio creo que ya está todo. Repaso mentalmente una y otra vez la ruta y que el equipaje esté correcto; sorprendentemente el grado de nerviosismo no va en aumento, la ilusión puede con los temores y, bueno, hay que mentalizarse que seguramente saldrán contratiempos, nada que con un poco de paciencia y tranquilidad no se arregle. En algunos aspectos he cuidado hasta el más mínimo detalle, especialmente en lo que se refiere al alojamiento en ruta los primeros días y al confort en el viaje (hasta me he acordado de guardar un cable de auriculares cortado a la mitad, que me servirá enchufado como antena del móvil por si quiero escuchar la radio con el intercomunicador, cosa que hasta ahora no había podido hacer porque esta sólo funciona con auriculares conectados y el intercomunicador sólo va por bluetooth). En otras cosas, simplemente he dejado que transcurran los días para ver qué hago: tengo más o menos claras las paradas que haré a la vuelta, pero tampoco me he cerrado a variaciones en la ruta, especialmente a partir del sur de Francia hacia abajo. Básicamente, el itinerario será el siguiente:

  • Alicante- Huesca
  • Huesca – Domme
  • Domme – Orleans
  • Orleans – París
  • París – Amiens
  • Amiens – Verdún
  • A partir de aquí ya no hay nada planificado, a lo que surja.

Algo que no he comentado antes: un apasionado de la historia como yo no podía dejar pasar la ocasión de visitar los sitios de las batallas más importantes de la 1ª Guerra Mundial, ahora que precisamente este año y estos meses se cumplen el centenario de las del Somme (la más sangrienta de toda la contienda, con prácticamente 1.000.000 de muertos/ desaparecidos) y la de Verdún (la más larga, entre el 21 de febrero y el 19 de diciembre de 1916); de ahí que me vaya hasta casi la frontera con Bégica, Luxemburgo y Alemania.

Repaso el último día antes de la partida todo el material, faltan algunas cosas, así de lo que se suponía que era una jornada de relax se acaba convirtiendo en un trasiego de última hora…muy de mi estilo, cómo no.

Inventario:

  • Chaqueta
  • Pantalón
  • Botas
  • Casco con la visera nueva y el intercomunicador cargado con la batería a tope (en mi caso es el Sena 3S bluetooth, que me parece una marca fantástica)
maxresdefault

El intercomunicador; he de decir que dio en todo el viaje un resultado fantástico

  • Braga cortavientos para el cuello
  • Las gafas de sol
  • Guantes
  • La ropa, con varias mudas y demás (incluido un chubasquero, por si acaso llueve de más). Cuento con poder lavar algún día todo en alguna de las paradas
  • El rack pack para toda la ropa, con sus correspondientes correas
  • Móvi
  • Equipo fotográfico
  • Cámara deportiva para poner en el casco
  • Cargador portátil para el móvil
  • Funda plástica para mapas y móvil (las que venden en el Decathlon van de lujo)
Aquí la funda. Demostró ser muy útil durante todo el viaje, atada con velcro sobre el manillar y encima del falso depósito

Aquí la funda. Demostró ser muy útil durante todo el viaje, atada con velcro sobre el manillar y encima del falso depósito

  • Navaja multiusos
  • En el top case: unas pocas herramientas (importante incluir cinta adhesiva y bridas), kit antipinchazos neumáticos tubeless, candado (ABUS), bombillas repuesto, chaleco reflectante (en Francia es obligatorio portarlo en la moto, no es necesario llevarlo puesto pero sí lo tienes que tener)
Mi muy humilde "caja" de herramientas. Aparte, el kit reparapinchazos y las bombillas

Mi muy humilde “caja” de herramientas. Aparte, el kit reparapinchazos y las bombillas

Ahora sólo falta esperar al día. Salgo el 1 de septiembre. Pienso continuamente en si la moto dará la talla; apenas son 50 CV y un solo cilindro, por lo que leer crónicas de otros viajeros, haciendo viajes más largos con máquinas similares, y que compañeros como Mauri, que hizo su primer viaje a Francia en una 125 -si bien es cierto que acabó literalmente quemada-  y me lo recuerda estos días con nostalgia, me refuerzan los ánimos para creer que perfectamente se puede realizar.

Próximo post: A París en moto (III): Alicante- Huesca

Comparte.

Deja tu Comentario

wp-puzzle.com logo